Feliz contigo

Nunca me sentí tan mal hasta que traté ser feliz contigo,
sonreír en tu presencia, apoyarte en las malas o celebrar los fines de semana.

Hice mi mejor esfuerzo para entender tus emociones,
y descifrar tus gestos. Ser parte de tú mundo.

Adorné tus groserías para que parecieran flores y pudiera aceptarlas,
nos quería tanto, que creí que todo era perfecto, aunque la gente no entendiera.

Había señales de algo, lo demás no importaba.

Fue un tormento al que llegamos por mutuo acuerdo.
Cada quien tomaba lo que le convenía,
alguna vez pensé que tú eras lo que me convenía.

Me desespero, sufro, quiero, ruego, maldigo, rompo, lloro, siento, necesito, tomo, juzgo, odio, desprecio, pido, deseo,  borro, quemo, sueño, presiento, argumento, extraño…

Y nada de esto funciona porque no hay nada que hacer. Eres tú o soy yo.
No quiero pasar una vida sin ti, pero no puedo pasar una vida sin mí, sin amor propio.

Puedo despertar sin ti,
pero no puedo hacerme sentir bien después de que me dejes otra vez.

Puedo dormir sola, pero no aguanto un día más siendo sólo de ti.

Puedo sin ti, pero me hubiera gustado que fuera contigo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s